Ventanas de pvc en Zaragoza

  • Impacto medioambiental: Existía la leyenda urbana de que los perfiles de PVC eran tóxicos; sin embargo, como su nombre indica, se trata de una afirmación falsa. Asimismo, en la actualidad la producción de perfiles, tanto en aluminio como en PVC, ha mejorado mucho en su huella ecológica. El 100% del PVC es reciclable, mientras que el 75% del aluminio que está hoy en día en uso proviene del reciclado.
  • Condensación: Se suele asociar la humedad a las ventanas de aluminio, aunque no siempre depende del material, sino de otros factores como de la ventilación de la habitación. No obstante, es cierto que el fenómeno de la condensación se da más en perfiles de aluminio y no sucede en los de PVC.
  • Estética y acabados: Aunque cada vez existe un mayor abanico de acabados y colores en PVC, es cierto que no es tan abundante como en el caso de las ventanas de aluminio.
Seeglass


¿PVC o Aluminio? Muchas  personas se plantean esta pregunta a la hora de elegir el material de  las ventanas de su vivienda. En el caso de que usted se esté  cuestionando instalar o cambiar las ventanas de aluminio o las ventanas de PVC en Zaragoza,  desde La Ventana les damos algunos apuntes. Es importante dejarse guiar  por profesionales. En nuestro caso, son más de 45 los años que llevamos  en el sector de la carpintería exterior: ni más ni menos que tres  generaciones volcadas en ofrecer productos de primera calidad, y un  servicio ágil y profesional a todos y cada de nuestros clientes. 

 

Cabe  decir que cuando hablamos de perfiles de aluminio, nos estamos  refiriendo a los que constan de rotura de rotura de puente térmico  (RPT), puesto que los que no disponen de RPT poseen un aislamiento muy  inferior a los otros e incluso son desaconsejados por el Código Técnico  de Edificación. 


Tanto  los perfiles de aluminio con RPT como los de PVC brindan altos niveles  de aislamiento (aunque el nivel aislante del PVC es ligeramente superior  con un precio más económico). En consecuencia, el consumo energético de  las viviendas se reduce. No obstante, cuando hablamos de aislamiento,  no solo hay que atender al material de los perfiles, sino también a  otros aspectos como el tipo de acristalamiento, el tipo de apertura, las  persianas, etc.


Tanto  las de aluminio como las ventanas de PVC en Zaragoza o en cualquier  otra localización, requieren de un mantenimiento mínimo. Es suficiente  con lavar los marcos con agua y jabón, y ocasionalmente engrasar los  herrajes.

 


 

Ventanas de PVC en Zaragoza: aspectos clave a tener en cuenta

 En la actualidad, las ventanas de PVC suelen ser las más empleadas en toda Europa. En España, todavía no están muy difundidas y en muchas ocasiones existe una gran desinformación respecto a cuáles son sus ventajas principales. El cliente sólo valora que su precio es más elevado, sin detenerse a considerar el resto de aspectos a tener en cuenta. En nuestra región concretamente, representan un claro competidor frente a la instalación de ventanas de aluminio en Zaragoza, y están en clara preeminencia frente a las de madera.   Vamos a darte las claves para que conozcas mejor cuáles son sus características y valores principales que te permitirán valorarlas adecuadamente y poder elegir en consecuencia cuál es la opción que mejor encaja con tu presupuesto y necesidades.   En primer lugar, indicarte que el PVC es un componente muy difundido en la construcción en general, por lo que su aplicación a este tipo de cerramientos supone un paso natural que no debería sorprender, debido principalmente a sus características intrínsecas, que lo hacen idóneo para estos menesteres.   Proviene de una combinación química que incluye en su formulación el carbono, el hidrógeno y el cloro. Es un polímero de cloruro de vinilo, cuya elaboración se obtiene a partir de los elementos cloro y etileno. Partiendo en su composición de una mezcla entre el petróleo bruto (en un 43%) y el cloro presente en la sal común (en un 57%), es sin duda uno de los plásticos con menor contenido en petróleo de los existentes.    Dicho esto, vamos a repasar cuáles son sus cualidades:


  • Impermeabilidad al agua. El contacto del agua sobre el PVC no genera ningún efecto. No produce oxidación ni corrosión, como puede ocurrir con las ventanas de aluminio, ni tampoco se pudre, como ocurre con las de madera. Esto implica una reducción muy notable en el coste de sustitución o mantenimiento, a tener muy en cuenta en las partidas de presupuesto destinadas a su mantenimiento.


  • Resistencia a factores climatológicos. Soporta condiciones meteorológicas adversas, como pueden ser las tormentas, y también tiene muy buen comportamiento frente a ambientes con altos índices de contaminación, tan habituales en las zonas y polígonos industriales. Precisamente esta característica hace que la instalación de una ventana con este material sea recomendable frente a otras de aluminio o madera en lugares con climas húmedos y también costeros, donde la salinidad y la radiación solar llegan a deteriorar otros componentes.


  • Resistencia a agentes químicos. Su resistencia frente a agentes altamente corrosivos (por ejemplo, los ácidos, los alcoholes y los aceites minerales) lo hacen adecuado para casi cualquier tipo de uso.


  • Vida útil muy larga. Estudios realizados sobre los factores de su envejecimiento, tanto en condiciones recreadas en laboratorios como en situaciones externas, han demostrado su longevidad y buen comportamiento con el paso del tiempo, pudiendo llegar incluso a una duración estimada entre los de 50 y 70 años, dependiendo de la mayor o menor agresión atmosférica al que puedan estar expuestos. Este factor constituye un aspecto de gran importancia que puede justificar y también argumentar el porqué de un precio más alto que otras alternativas.


  • Aislamiento térmico. Por definición, es un elemento NO conductor de la electricidad. Tampoco es un conductor térmico, lo que hace de él un aislante totalmente natural. Por establecer una comparación con otras opciones, hay que considerar que la conductividad térmica en la madera es un poco superior al PVC, pero cuando hablamos del aluminio, estamos frente a una ventaja muy clara: mientras que el coeficiente de conductividad térmico en el PVC es de 0,17 W/m2ºC, para el aluminio, este coeficiente se eleva hasta 210 W/m2ºC. El empleo de un buen aislante térmico supone la conservación de la temperatura dentro de la vivienda, con el ahorro que ello implica en la factura del combustible para la calefacción o el aire acondicionado. La combinación de esta cualidad, junto con un vidrio adecuado, son la mejor garantía para lograr un aislamiento térmico óptimo.


  • Aislamiento acústico. Otra de sus propiedades interesantes es que NO es conductor de ondas sonoras. La perfilería con este componente, bien trabajada en las juntas, asegurando su estanqueidad, combinada con la elección del vidrio idóneo, aseguran un máximo aislamiento acústico que conseguirá aislar del ruido exterior. Además, por su propia morfología, constituye un material que amortigua las ondas sonoras.


  • Resistencia al fuego y capacidad autoextinguible.Gracias a su composición, es un elemento ignífugo, y requiere de temperaturas muy elevadas para llegar a inflamarse, mucho mayores que las que prenderían otras alternativas como la madera. Al ser autoextinguible, dejará de quemarse una vez se haya retirado la fuente que produce el calor. No propaga la llama, ni tampoco gotea, reduciendo en consecuencia la velocidad en la propagación de cualquier incendio, a la par que disminuye su intensidad. En consecuencia, la elección de PVC para la instalación de ventanas frente a la alternativa de la madera, es un factor que disminuye en gran medida la posibilidad de que se produzca un incendio. Esta combinación de atributos hace que sea considerado, entre otros materiales orgánicos y utilizados en la construcción, como uno de los mejor clasificados técnicamente en la prevención de los incendios.


  • Componente anti-fungicida. Dada la combinación de elementos químicos que constituyen su formulación, además de inerte resulta ser inocuo, en el que no existe proliferación de agentes bacterianos. Esto lo hace especialmente indicado para usos de diversa tipología en la industria alimentaria, y también lo hace muy adecuado para entornos sanitarios y hospitalarios.


  • Resistencia a la abrasión. El PVC que se utiliza en la fabricación de las ventanas posee una gran dureza, por lo que una ralladura que pueda producirse sobre este componente, no dañaría las características antes mencionadas. Al margen del pequeño daño estético que se pudiera producir, no se vería mermada su resistencia a las condiciones climatológicas como sí sucede con la madera o el aluminio, que una vez pierden la capa de lacado, o barniz o el tratamiento de anodizado se quedan sin elementos de protección frente a estas circunstancias.


  • Resistencia al choque. Pruebas de calidad efectuadas en los perfiles demuestran que es un material de gran resistencia al impacto de un objeto pesado o contundente. Para aprovechar esta cualidad, se aconseja igualmente la elección de un vidrio de gran resistencia frente a los golpes.


  • Fortaleza y Ligereza. El PVC empleado en la composición de este tipo de cerramientos es bastante ligero, por lo que facilita los trabajos de transporte e instalación.


  • Fácil soldura. El trabajo de modelaje sobre este material para conseguir obtener la perfilería adecuada es relativamente sencillo. Al ser un plástico dentro de la variedad de los termoplásticos, cuando es sometido a una temperatura entre los 140ºC y los 220ºC se consigue su reblandecimiento, lo que permite actuar sobre él. Una vez enfriado a temperatura ambiente vuelve a recuperar su consistencia de origen manteniendo la forma recientemente creada. Esta ventaja permite soldar las ventanas en muy poco tiempo y no requiere el acoplamiento de otros materiales que puedan ser auxiliares, facilitando al fabricante esta operación.


  • Posibilidad de ensamblaje. Para obtener las medidas que se requieran para la instalación de una ventana de PVC en concreto, se pueden ensamblar al perfil principal algunas piezas adicionales sin ninguna complejidad, siempre realizando un buen trabajo de soldadura para garantizar la estanqueidad y consistencia del conjunto.


  • Material reciclable. El PVC que se emplea en la fabricación de las ventanas y puertas exteriores permite su reciclado hasta 10 veces, en cumplimiento con las directrices medio ambientales de la Comunidad Europea. En el proceso de elaboración no se generan partículas o deshechos tóxicos, y además en su fabricación se requiere un consumo menor de energía comparado con otros materiales y componente alternativos. Constituye, en consecuencia, un valor de sostenibilidad y compromiso con el medio ambiente.


Para aprovechar todas las ventajas que supone la instalación de ventanas de PVC en Zaragoza, recuerde que es importante elegir el perfil adecuado, conjugado con el vidrio más cercano a sus necesidades y los herrajes convenientes. Pero no olvide siempre pedir asesoramiento y contratar un profesional acreditado.


La Ventana Carpintería lleva más de 45 años trabajando con la marca Finstral, una de las mejores del mercado en perfilería y componentes para ventanas de PVC y para cualquier tipo de cerramientos. Como distribuidor e instalador autorizado por Finstral en todo Aragón, podemos garantizarle un trabajo profesional y con todas las garantías de satisfacción.


No dude en preguntarnos si tiene cualquier duda. Estaremos encantados de asesorarle para que pueda encontrar la opción que más encaje con sus necesidades y presupuesto.